Catholic Diocese of Richmond

Search Parishes

La celebración de misas públicas se reanuda en la diócesi de Richmond

Información actualizada

El 14 de mayo de 2020, los líderes locales de la ciudad de Richmond y del condado de Accomack solicitaron una demora de dos semanas para entrar en la primera fase, el Gobernador Northam enmendó la Orden Ejecutiva 62 para retrasar la reapertura de estas jurisdicciones hasta el viernes 29 de mayo de 2020.

Como resultado de esta nueva información y para la seguridad de todos, el obispo Knestout está ordenando a todas las parroquias localizadas en la ciudad de Richmond y el condado de Accomack que retrasen el paso a la fase 1 de reapertura hasta la misa de vigilia del domingo, el sábado 30 de mayo de 2020.  Esto incluye retrasar el ofrecimiento de misas públicas.

 

La celebración de misas públicas se reanuda en la diócesi de Richmond

Las misas comienzan el 23 de mayo en la vigilia del domingo de la Fiesta de la Ascensión

 

(RICHMOND, Va.) – Los católicos de la diócesis de Richmond volverán a celebrar la misa en sus parroquias el fin de semana del 23 de mayo. La celebración de las fue suspendida a partir del 22 de marzo de 2020 en la diócesis debido a la crisis de salud de COVID-19.

“Hemos estado en la diócesis planeando por algún tiempo para encontrar maneras de proveer los sacramentos y las misas, pero con limitaciones para mantener la seguridad y el bienestar de todos. Esperamos una apertura gradual debido al tamaño y a la diversidad de nuestras parroquias dentro de cada localidad y dadas las circunstancias individuales de las parroquias”, dice el Obispo Barry C. Knestout. “Nuestras directrices han sido desarrolladas en base a protocolos de salud pública y estatales y en base a las circunstancias actuales, por lo que los protocolos pueden cambiar con el tiempo”.

Las directrices enviadas a los sacerdotes el 13 de mayo por la oficina de Preparación de la diócesis detallan las instrucciones y la orientación a las parroquias, incluyendo el distanciamiento social de seis pies y el uso de cubrirse la cara por parte de todos los parroquianos reunidos de 3 años en adelante. Para más directrices y pautas específicas, véase “Directrices para volver a la misa”. Lo que necesitas saber”.

La reapertura sigue la orden ejecutiva 61 del gobernador Ralph Northam, que permite que los lugares de culto tengan servicios de hasta el 50% de la ocupación del área más baja del culto en el templo y otras directrices recomendadas.

Durante este tiempo, el obispo Knestout continúa dispensando a los católicos de la obligación de asistir a misa los domingos y días festivos. La dispensación es debida al límite de capacidad para las liturgias reduciendo el número de feligreses y reconociendo a los individuos que se definen como “vulnerables”. La dispensación está en vigor hasta nuevo aviso.

“Esperamos el día en que todos nos reunamos de nuevo, en que la distancia física no nos limite y podamos alegrarnos de la fuerza y la gracia que se nos ofrece en la Eucaristía”, dice el obispo Knestout. “Sepan de mi profunda gratitud por su paciencia, apoyo y cooperación mientras trabajamos juntos como una comunidad católica durante este tiempo”.

Las parroquias continuarán abiertas durante sus horarios regulares. Se les anima a que continúen con lo siguiente: misas en vivo, programar la celebración de misas públicas con tiempo adicional entre una y otra para permitir que el espacio de culto se limpie y desinfecte, y publicar las homilías y las grabaciones de las misas en el sitio web de la parroquia.

Los católicos que tengan preguntas sobre la reapertura de las iglesias deben contactar con sus parroquias o prepared@richmonddiocese.org